Hoy nos centraremos en uno de sus elementos más importantes: las encimeras de cocina.

Antes de elegir entre los distintos tipos de encimeras habrá que atender antes a otros factores:

El primero de ellos es la distribución del espacio según nuestras preferencias y los metros que tenga la cocina, pudiendo elegir entre cocinas con península, cocinas con isla, etc. Por otro lado, si contamos con poco espacio quizá tenemos que plantearnos una barra americana.

Tras la distribución del espacio, el siguiente paso sería la elección del estilo decorativo, ya que de él depende el tipo de encimera de cocina a elegir, sobre todo a nivel de materiales y colores.

A continuación, tendrás que evaluar tu presupuesto.

Y ya sí, una vez está clara la distribución, el estilo y el presupuesto vamos con el análisis de los distintos tipos de encimeras, que se dividen fundamentalmente por los materiales con que están hechas y por el grosor de las mismas.

Encimeras de cocina finas y gruesas

El grosor de la encimera habitual es encontrarlas de un grosor medio de 3cm pero a medida que el diseño de encimeras de cocina fue avanzando, este aspecto pasó a ser clave en su diseño. Las actuales tendencias en diseño de cocinas van a los dos extremos: o encimeras muy finas o encimeras muy gruesas.

Si buscamos un diseño más robusto, las gruesas (a partir de 8cm) serán nuestra mejor elección, y si deseamos un acabado más delicado podemos inclinarnos por las encimeras más finas. Ambas son bastante costosas, por lo que si nuestro presupuesto para la encimera es reducido tendremos que replanteárnoslo.

Encimeras de acero Inoxidable

El acero inoxidable es la opción por excelencia de las cocinas profesionales de los mejores restaurantes por sus propiedades de alta resistencia química y a golpes, cortes o ralladuras.

A su favor, es la alternativa de mayor y más fácil limpieza. En su contra, que las huellas de los dedos se notan mucho a igual que los pequeños arañazos. A nivel estético pueden resultar frías.

Corian

El corian  es uno de los materiales sintéticos más revolucionarios de los últimos tiempos.

Entre las ventajas, es un material sin juntas, se limpia fácilmente, y su ductilidad permite el diseño de encimeras de líneas curvas y formas complejas, así como fregaderos moldeados en la propia encimera. Como desventajas, es un material que no es económico.

Es ideal para cocinas minimalistas y de vanguardia.

Madera

Quizá no sea el material más resistente como superficie de trabajo de cocina, pero la madera nos gana por su calidez, suavidad y elegancia.

Con un buen tratamiento superficial de barnices especiales para  reducir su porosidad y aumentar su resistencia a roces y cortes, la madera es una opción que no pasará nunca de moda.

Se emplea en el diseño de cocinas de estilo nordico y rústico aparte de aportar un toque natural y acogedor.

Piedras artificiales

Las piedras artificiales compactas, de las que Silestone y Compac son las marcas más populares, están compuestas por una mezcla de materiales naturales (basicamente cuarzos y sílices) y plásticos, pigmentos y aditivos que consiguen un material de gran dureza, resistencia a las manchas y bacterias y fácil mantenimiento por su acabado no poroso.

Entre sus ventajas, además de la dureza, resistencia a la suciedad y al agua, se encuentran la ausencia de juntas y la diversidad de acabados y colores.

Entre sus desventajas, el precio (más caro que otras opciones, aunque menos que el Corian)

Mármol

Si preferimos una encimera de aspecto y composición natural, el mármol es un material de gran belleza y resistencia que se adapta tanto a ambientes clásicos como contemporáneos.

A su favor, la elegancia que aporta a una cocina, su fácil limpieza y su resistencia a los arañazos.
En su contra, resulta más delicado que el granito, pierde el brillo con el tiempo y su mantenimiento es más difícil.

Actualmente es tendencia en el diseño de cocinas y baños, aunque restringido practicamente al mármol de tonalidad blanca.

Granito

El granito es un material natural altamente resistente utilizado para encimeras desde hace mucho tiempo.

Entre sus ventajas, su gran dureza, su resistencia a los ácidos y a los golpes y su fácil limpieza. Son de las encimeras más sufridas que existen y por eso se emplean tanto.

Laminados, formica y otros materiales sintéticos

Consisten en un aglomerado de madera con una capa plástica superior que le da el acabado estético. Tienen como principales ventajas el precio (son las más baratas del mercado) y la diversidad de gamas de texturas y colores. Son fáciles de mantener y resisten los golpes y ralladuras.

Como desventajas, al estar compuesto el material por derivados de la madera, sufre al contacto con el agua y se hincha.

Vidrio

Poco usuales por su carácter atrevido y su poca practicidad, las encimeras de vidrio aportan un estilo arquitectónico a cualquier cocina.

Encajan en ambientes contemporáneos diferentes y su elección implica vidrios especiales de seguridad para garantizar una alta resistencia anti rotura.

Resultan caras y se ensucian con facilidad, pues cualquier gota o huella suele dejar marca.

Azulejo

El azulejo, uno de los materiales más ancestrales en el diseño de encimeras de cocina ha vuelto a tomar fuerza con el auge del estilo vintage. Aporta un carácter artesanal  y original a la cocina con atrevidos diseños. No es especialmente práctico por la cantidad de juntas que lleva, pero podemos encontrarlos en ambientes bohemos y en estilos decorativos de tipo étnico.

Información sobre Reformas de Cocinas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar